Cuando decidimos dar el si quiero y preparar nuestro gran día, comienza una carrera de elecciones: ¿Por la mañana?, ¿por la tarde?, ¿será una boda grande…o tal vez algo íntimo? Hoy día surge otra gran pregunta: ¿Haremos una ceremonia civil o religiosa?

Hay parejas que lo tienen claro, ambos coinciden en que celebrarán una boda religiosa siguiendo sus creencias, al igual que hay otras con las que sueñan con una gran ceremonia civil en una finca, jardín, palacete… La duda surge para aquellas que no saben si hacer un acto religioso siguiendo la tradición familiar o innovar y hacer algo diferente. Para aquellos que tienen esas dudas va dedicada la entrada de hoy.

Por un lado, tenemos las bodas civiles. Antes, las bodas civiles se convertían en enlaces tristes por la prisa de los contrayentes, generalmente por un embarazo no previsto, y por la frialdad de la ceremonia, que consistía simplemente en la firma de un certificado. En esas ocasiones, la novia decía adiós a su vestido blanco y se casaba con un traje elegante, y el número de invitados era considerablemente más reducido que en el caso de una boda religiosa. La ceremonia en sí parecía estar rodeada de un ambiente frío y gris.

Sin embargo, esto ya no es así. El juzgado y el ayuntamiento no son el único lugar en el que puedes celebrar tu boda civil, ahora caben más posibilidades: tu playa preferida, un parador, un palacete, un castillo, un campo de golf, un jardín de una finca…además esto te da la posibilidad de celebrar la ceremonia en el mismo lugar que el convite. Y por supuesto, si adoras ese vestido blanco de princesa ya no tienes que renunciar a él si te casas por lo civil. Otro punto a considerar es que en las bodas civiles caben todo tipo de ceremonias, siempre y cuando la persona con capacidad legal para celebrar el matrimonio se preste a ello, y de esta manera hacerla más ‘romántica’: ceremonia de las velas, de la arena, de la sal, del vino, de la rosa… Además, los familiares y amigos pueden leerles un texto emotivo a los novios y hacerla más personal. Por otro lado, está la decoración. Si te casas en un entorno único, te encuentras con un libro en blanco que puedes escribir lo que quieras. Por lo general, puedes elegir el lugar donde celebrar tu ceremonia, con lo que la decoración de tu espacio nupcial puede ser la que tu decidas, y de esta manera ser exclusivaIMG-20170610-WA0051 IMG-20170610-WA0077 IMG-20170610-WA0102 P_20170527_175514_vHDR_On P_20170527_175904_vHDR_On P_20170624_191007_vHDR_On P_20170624_191125_vHDR_On V & JM1269 V & JM1305 V & JM1857 10850043_10154902183490133_2300298769654032486_n

14322363_1159003507471056_2777167481099344506_n 19225439_10158769220570133_3034693718732393702_n

 

Para celebrar una boda religiosa lo esencial es que vuestros sentimientos religiosos sean sinceros. Muchas personas acceden a contraer matrimonio por la Iglesia porque sienten presión por su familia o por la pareja. Si estás planteándote una ceremonia religiosa porque tu pareja lo es y tú no es una decisión tuya que tienes que conversar detenidamente con tu futuro cónyuge. Si por el contrario es algún miembro de tu familia quien no contempla un enlace por lo civil tienes que recordar que tú eres la protagonista de tu boda y que es tu día. Una vez decidido que quieres casarte por la Iglesia, toca elegir dónde tendrá lugar la ceremonia: Suele elegirse la parroquia de la novia o bien puede ser la iglesia que han frecuentado toda su vida en su pueblo o ciudad , aunque en ocasiones se decantan por celebrarlas en un Santuario importante de la ciudad, una catedral impresionante o pequeñas ermitas a que consideren muy bonita o les una un sentimiento. En lo que ha decoración se refiere se puede pensar que una ceremonia religiosa no puede quedar tan espectacular como una ceremonia civil de las que hemos descrito anteriormente. Para nada, siempre y cuando el párroco este de acuerdo, hay un sinfín de posibilidades. Esto unido a la espectacularidad de algunos de estos edificios religiosos, puede quedar una decoración de ensueño.

 

 

IMG_5109

IMG-20170729-WA0007 IMG-20170729-WA0025

IMG_4955 IMG_5083 IMG_5106IMG-20170729-WA0073_01

13726832_10157148883475133_1347914964207338770_n (1)13495346_10157015553865133_5540664435776172085_n (1)

Y si queréis una boda religiosa, pero no queréis renunciar al “romanticismo” y emotividad que se puede llegar a alcanzar en una boda civil…¡haced las dos! Últimamente hemos tenido varias parejas que han realizado su ceremonia religiosa y al concluir tenían preparada otra más informal en el sitio de la celebración. Disfrutando de esta manera de lo mejor de los dos tipos de celebraciones. Sea como fuere, recordad, que la celebración de una boda ha de ser una elección libre que toman los futuros marido y mujer. Sois vosotros y no las personas que tenéis a vuestro alrededor, los que decidís cómo dar el “sí, quiero” y qué tipo de ceremonia realizar.

 

 

 

¿Ceremonia civil o religiosa?
Comparte este articulo.

Post navigation


Deja un comentario