Amazónico.

¡BUENOS DÍAS BOMBONES! Estamos un día más en nuestro blog con contenido muy interesante para vosotros. Como en cada publicación, intentamos dar lo mejor de Arte y Armonía y proporcionaros entretenimiento, ideas y ganas de llenar vuestra vida y eventos de flores y decoración bonita.

Como todos sabéis, seguimos con restricciones y la situación sigue siendo muy turbia. Ahora en septiembre hay nuevos comienzos y la vuelta a la rutina. Tenemos que aprender a convivir con esta situación hasta que no haya una solución definitiva. Hasta entonces, todos tenemos que ser responsables, cumplir con todas y cada una de las medidas de seguridad establecidas y por supuesto, permanecer unidos y más fuertes que nunca. Para evadirnos un poco de este loco mundo, nuestro equipo te trae un análisis de una boda religiosa muy salvaje y tropical.

Esta boda contaba con una decoración llena de color, movimiento y materiales naturales. Nuestra pareja quería que sus invitados se trasladaran a un lugar lleno de vegetación al ver su decoración y creo que cumplimos ese objetivo.

La puerta principal contaba con dos grandes composiciones florales a cada lado. Estas composiciones se sujetaban sobre la propia fachada, pero no hizo falta emplear nada para que se mantuvieran. Estaban formadas por mucho verde, abundantes hojas de filodendro, hojas de platanera y strelitzias para dar un toque de color.

Las escaleras de la iglesia estaban cubiertas con una bonita moqueta en color arena que abarcaba desde la puerta principal hasta la mitad de la plaza. Esta tonalidad le iba ideal a esta decoración, ya que dejaba protagonismo a todas las composiciones florales.

En la subida de la escalera hicimos el montaje principal de este evento. Se trataba de caminos de flor que recorría toda la escalera. Los caminos fueron creados de manera salvaje y alocada. Contenían el tipo de flor y verde que se había usado en el resto de la decoración. Los colores predominantes eran el verde, color madera y el naranja. Como podéis observar, se cuidó al máximo esa línea y estilo tropical que nuestra pareja quería para su enlace.

Al finalizar el tramo de escaleras, colocamos la famosa estación de pétalos y arroz. Esta vez estuvo compuesta por dos mesas de troncos de madera envejecidas. Estas mesas se coloraron a ambos lados del camino y sobre ellas pusimos cestas de madera y mimbre que posteriormente iban a ser rellenadas con arroz y otros materiales proporcionados por nuestros novios.

En la parte interior de la iglesia pusimos también un poco de decoración. Esta decoración no era muy abundante ya que no queríamos cargar demasiado este evento. Los bancos fueron decorados con unos ramilletes muy vivos. Estas pequeñas composiciones estaban formadas por verdes, hojas de eucalipto y una llamativa rosa naranja. Todo ello sujeto con una lazada en tonos arena. Estos ramilletes se colocaron en los extremos de los bancos y de manera desigual.

Al llegar al altar principal podíamos apreciar diferentes centros florares repartidos por toda la superficie. En la mesa del párroco colocamos un pequeño centro de flores en la parte superior y otra composición floral de mayor tamaño en la parte delantera de esta mesa. Las tonalidades empleadas para las flores del altar eran más suaves y clásicas. Se escogieron unos colores suaves como es el blanco y el verde.

Al fondo, justo a las imágenes del altar, colocamos más centros de flores repartidos por toda esa zona para dar un poco de luz y profundidad.

Hasta aquí el post de esta boda. Esperamos que os haya gustado tanto como a nosotros realizarlo y que hayáis podido captar ideas para vuestros eventos futuros. Esperamos que muy pronto podamos celebrar a lo grande y sin restricciones. Hasta entonces toca adaptarse a las circunstancias y cumplir con las normas establecidas.

Si queréis ver más contenido y trabajos nuestros no dudéis en seguirnos en nuestras redes sociales como Instagram, Facebook o el canal de YouTube, ahí subimos contenido a diario.

¡VIVAN LOS NOVIOS!

Post a Comment