Blanc

¡BUENOS DÍAS BONITOS! Estos días las temperaturas están por las nubes. ¿Cómo lleváis vosotros el calor? En Arte y Armonía estamos deseando coger nuestras semanitas de vacaciones para poder disfrutar y desconectar, que eso siempre viene bien.

Como ya hemos anunciado en nuestro último post y redes sociales, seguiremos activos por Instagram y Facebook en vacaciones. Tenemos mucho contenido almacenado para ir subiendo poco a poco. Es muy difícil no enseñaros todas las cosas de golpe, nos morimos de ganas por que veáis todo lo que tenemos para vosotros.

Tenemos otra cosa que anunciar antes de comenzar con el análisis de la boda de hoy. Estamos pensando en hacer otro sorteo, como el que hicimos con la Rosa Eterna de la Bella y la Bestia. Aunque también podríamos hacer alguna promoción para todos nuestros futuros novios. ¿Qué preferís? Estar atentos a nuestras redes sociales que pronto sacaremos algo que os va a encantar.

Volviendo a nuestro post, la semana pasada ya os desvelamos una de las bodas más top de lo que llevamos de año. Pues hoy os dejamos la segunda boda más top.

Cuando nos dirigimos a estas bodas con alguna mención especial, no es porque sea mejor o peor que el resto de bodas que hemos realizado. Es porque son totalmente diferentes a lo que estamos acostumbrados a hacer.

La boda que analizaremos hoy, se llevó a cabo en La Manga Club Resort, ubicado en la Urbanización La Manga Club, 30389 Cartagena, Murcia. Se trataba de una boda civil al más puro estilo inglés.

Y con esto no nos referimos a la decoración, aunque sí que varió un poco a lo que vemos normalmente en España. Sino por la forma de llevar a cabo toda la celebración.

Desde primera hora de la mañana, las damas de honor escogidas por la novia estaban supervisando que  todo saliera a la perfección. Desde el ramo, hasta la ubicación de las sillas. Todo muy bien estructurado y con una organización impecable.

El espacio nupcial se llevó a cabo en una de las zonas del campo de golf del hotel. El pasillo principal estaba formado por una moqueta blanca y caminos de pétalos a ambos lados.

La entrada de los novios junto con sus damas estaba decorada con dos jarrones de tamaño mediano con decoración floral. El color escogido en esta boda fue el color blanco. Desde las flores, hasta el mobiliario, todo era de este color. Las flores que empleamos fueron hortensias, paniculata, rosas blancas, claveles y peonías.

La novia nos pidió unas sillas acorde con su decoración, así que optamos por unas Tiffany transparentes con la colcha del asiento en color blanco. Sin duda fue un auténtico acierto y a los novios les encantó.

Si avanzamos hasta el espacio nupcial, podemos observar otra moqueta blanca colocada en horizontal. Sobre ella uno de nuestros pórticos envejecidos de madera blanca con telas de tull y decoración floral en su superficie.

La tela de tull fue sujeta con dos guirnaldas de paniculata en las patas del pórtico. De esta manera dimos forma a la tela como si se tratase de una cortina recogida a ambos lados.

La guirnalda que colocamos en la parte superior, era también, de tonalidad blanca y muy frondosa. Los novios querían que su pórtico fuera el protagonista de la ceremonia y así fue.

En este espacio no había ni mesa nupcial, ni butaca para los novios, ni ningún elemento decorativo. Tanto el oficiante como los novios permanecieron de pie durante la ceremonia.

Esta ceremonia duró 15 minutos contados de reloj, dónde los novios se intercambiaron los anillos y se produjo la unión entre ambos.

Como habéis podido apreciar, tampoco había Estación de pétalos y arroz, puesto que no estilaban esa costumbre de arrojar a los novios pétalos o arroz. Todo en esta boda fue muy simple y rápido. Tan rápido que casi no nos da tiempo a montar los centros de mesa.

Fuimos a contra reloj en la zona de la cena. La sencillez de la zona de la ceremonia dio un giro de 360º y nos dejó estos centros de mesa llenos de decoración.

Sin duda fueron una auténtica fantasía. Se trataban de candelabros en color plata rodeados por guirnaldas de flor que escalaban hasta la cima, dónde culminaba con hortensias blancas. Además, contenían velas que posteriormente serían encendidas.

En la base de los candelabros pusimos espejos redondos y junto a estos, el cartel de las mesas escogidos por los novios.

El centro de mesa nupcial no podía pasar desapercibido. Así que contaba con una decoración adicional al resto de centros de mesa. Añadimos numerosos jarrones de cristal de diferentes formas y tamaños. Todos ellos decorados con flor y posicionados alrededor del candelabro principal. También estaban sobre un espejo redondo, en esta ocasión más grande que el resto para que pudiera caber todo.

A pesar de la poca visibilidad que pudieran tener los comensales a la hora de la cena, esta decoración quedó ESPECTACULAR. Jamás nos habían pedido un trabajo de este calibre y fue todo un honor poder llevarlo a cabo.

Una cena al aire libre en una terraza así y con esas vistas no podía tener unos centros de mesa de menor calibre. Al caer la noche, entre la iluminación que pusieron en la terraza y nuestros candelabros con velas se tuvo que crear un ambiente lleno de calidez y romanticismo.

Pese a que tuvimos dificultades al no poder comunicarnos con la novia a menudo. Pasar todas nuestras muestras por correo o fotos, la boda salió justo como ellos deseaban.

Arte y Armonía amplía sus fronteras y va más allá del mercado nacional. Esta no es nuestra primera pareja de fuera que se casa en España y con nuestra decoración. Y tampoco es la última, tenemos a dos parejas más para este año. ¡Qué ganas!

Esperamos que hayáis disfrutado de esta boda tan diferente pero bonita a la vez. La mezcla de culturas es algo increíble y deberíamos fusionar aún más toda la riqueza cultural que hay en el mundo. Ya que pueden salir cosas tan maravillosas como estas.

Nos vemos muy pronto, hasta entonces disfrutar de las vacaciones.

¡VIVAN LOS NOVIOS!

Post a Comment