Essence

¡BUENOS DÍAS DE VERANO! Ya estamos a jueves con sabor a fin de semana. Que ganas de pillar unas buenas vacaciones y poder disfrutar de la playa, piscina y dormir como marmotas. Pero entre siesta y siesta, a ojear nuestras redes sociales para no perderos nada.

Últimamente estamos añadiendo fotos nuevas casi a diario, de esta forma podéis ir viendo pequeños detalles que marcan la diferencia. Además, estamos trabajando en un nuevo proyecto que muy pronto anunciaremos. Se trata de algo relacionado con la decoración pero un poco alejado de las bodas y eventos. Esperamos que lo recibáis tan bien como recibís todo lo que hacemos.

Al fin y al cabo, todo nuestro esfuerzo va dirigido a vosotros, nuestros clientes. Ya que gracias a vuestra aceptación podemos seguir creciendo e innovando cada día.

Este mes tenemos una pequeña pausa de bodas. No solo por las altas temperaturas, sino por la época de vacaciones del equipo de Arte y Armonía. Pero que no cunda el pánico, las redes sociales seguirán tan activas como siempre.

Tenemos muchísimo contenido por mostrar, vamos racionalizándolo para que podáis tener dosis de decoración muy a menudo.

En el último post comentamos que habíamos hecho dos bodas muy top, las cuales veríais dentro de un tiempo. Pues… ¡SORPRESA! Ese tiempo se ha agotado. Hoy os traemos una de esas bodas civiles que nos encogió el corazón.

Antes de comenzar con el análisis de la boda, queremos contaros qué ha supuesto esta decoración para nosotros. La boda no iba dirigida para una de nuestras parejas que conocemos como motivo de su enlace. Esta vez, se casaba la hija de unos buenos amigos y mejores personas.

Como ya sabéis, siempre nombramos el lugar dónde se celebran las bodas que realizamos. Uno de los lugares donde más nos recomiendan y dónde más trabajos hacemos es en el salón de celebraciones ‘El Portón de la Condesa’, ubicado en Molina de Segura Murcia ES, Avenida Principal, s/n, 30509 La Alcayna.

En este lugar siempre somos bien recibidos. Su trato hacia nuestro equipo es exquisito. Y esta vez, teníamos que esforzarnos al 200%  en esta boda, porque era muy importante para los amigos que anteriormente hemos mencionado.

Pilar y Luis se iban a dar el ‘SÍ, QUIERO’ en este lugar, y nosotros teníamos que hacer que esta ceremonia fuera totalmente mágica.

El lugar de la ceremonia estaba señalizado por uno de nuestros carteles, que colocamos a la entrada del montaje. El inicio estaba formado por dos grandes jarrones color oro que contenían decoración floral en su interior.

En el lado derecho, pusimos la ‘Estación de pétalos y arroz’, formada por una mesa dorada. Esta mesa contenía en su superficie pequeños cofres de madera con los pétalos, el arroz y unos abanicos proporcionados por los novios.

El pasillo principal fue decorado con dos caminos de paniculata con toques de color que iban desde el inicio hasta el espacio nupcial. Estos caminos servían como separación entre el lugar por donde debían pasar los novios y las sillas de los invitados.

Esta es una forma muy útil de decorar los pasillos, ya que marcan a la perfección el camino a seguir y al no llevar moqueta o lluvia de pétalos, evitamos que los invitados puedan pisar y estropear el camino antes de la llegada de la novia.

El espacio principal estaba compuesto por cuatro de nuestras sillas clásicas color blanco roto para los padres  y una butaca a juego para los novios.

La mesa del oficiante, era nuestra famosa mesa Provenzal, una mesa muy elegante con unos dibujos en cobre que le daban un toque de color. Sobre la mesa, colocamos un centro floral.

Justo detrás, se encontraba uno de nuestros pórticos de madera blanca envejecida con telas de tull. Estas se encontraban sujetas con dos guirnaldas de flores creando el efecto de unas cortinas recogidas a ambos lados del pórtico.

Sobre este, una guirnalda muy frondosa de paniculata. Los novios optaron por no añadir color en este lugar, ya que junto al pórtico se encontraban dos jarrones dorados con decoración floral. De esta manera evitaban sobrecargar el espacio.

Los jarrones dorados son del mismo modelo que los que hay en la entrada, pero de un tamaño inferior.

 

Dejando a un lado el espacio nupcial. A la entra da del salón donde se iba a llevar a cabo el coctel, colocamos nuestro rincón de bienvenida. Formado por uno de nuestros carteles personalizados acompañado de un baúl de gran tamaño con decoración floral en su interior.

Como habréis observado, las tonalidades escogidas en esta boda han sido de tonos pastel. Rosas blancas y rositas, hortensias blancas y azules, paniculata blanca y azul, verdes y otro tipo de flores acorde con estas tonalidades.

Una de las novedades de esta boda, fue uno de los dos sitting que escogieron los novios. El primer sitting, estaba colocado en las paredes a la entrada del coctel. Se trataba de dos grandes guirnaldas hechas con palos de madera, decoradas con luces, velas, tarros con flor y troncos de madera. En esos troncos colocamos las minutas que eran láminas transparentes con los nombres de los invitados.

Sobre las guirnaldas, carteles de madera personalizados con las frases escogidas por nos novios. Una de las frases en español y otra en inglés. ¿Os gusta?

Una vez acabada la ceremonia, trasladamos algunos elementos decorativos al salón donde se iba a servir la comida y desarrollar el resto de la celebración. Trasladamos el cartel de bienvenida, los caminos de paniculata del pasillo principal y los jarrones.

De esta manera, la entrada al salón quedó muy decorada. Además, aquí se encontraba el segundo sitting, por si ya no te acordabas de tu mesa. Estaba formado por uno de nuestros jardines verticales, con decoración floral en lo alto de este y un cartel de lo más bonito.

Junto a esta preciosa entrada, pusimos nuestro famosísimo Espacio Chill-Out. Esta vez no fue puesto en la zona del coctel, sino en la zona donde posteriormente estaría la barra libre y al final la cena fría para los más fiesteros.

Es una gran idea colocarlo para este fin, ya que muchos invitados quieren seguir la fiesta pero necesitan un momento para descansar. No lo paramos de repetir, pero es un gran acierto, y con este tiempo, se agradece un poquito de aire fresco al caer la noche relajados en uno de nuestros sofás.

Alrededor de este espacio, colocamos fanales de cristal con un poco de agua y pequeñas flores en su interior.

En el hall del salón pusimos los dos jarrones pequeños dorados con un poco de paniculata a sus pies. En el lado izquierdo había un pequeño rincón para firmas. Aquí también añadimos nuestro toque floral.

La puerta principal fue decorada con nuestras columnas florales. Estas columnas vistieron muchísimo el salón, dándole un toque de elegancia y color.

Los centros de mesa también fueron un descubrimiento por parte de nuestro equipo. Supimos reflejar la idea de nuestros novios y quedó esta maravilla. Consistía en troncos de madera con decoración floral y tres ramas que se alzaban sujetando una bombilla con luz. Sin duda, eran unos centros muy originales a la par de bonitos. ¿Qué os parece?

La mesa presidencial fue decorada con los jarrones dorados de mayor tamaño. El centro de mesa que colocamos en esta mesa era diferente al resto. Se trata de una composición floral en horizontal con caídas de verdes y pequeñas velas con luz a su alrededor.

 

Hasta aquí la boda de hoy. Es una de las bodas con más decoración de este año y a la que le tenemos un aprecio muy especial por ser para quién era. Gracias por confiar en Arte y Armonía. Nos encanta crear recuerdos para nuestras parejas.

Si queréis ver el Making Of de esta boda no dudéis en visitar nuestro canal de YouTube, os va a encantar. Nos vemos en nuestro próximo post, hasta entonces, disfrutar del veranito.

¡VIVAN LOS NOVIOS!

 

 

Post a Comment