Una Boda frente al Mar

¡BUENAS TARDES CHICXS! Bienvenidos un día más a nuestro blog. Este es el primer Post de este nuevo año, ¡Qué bien poder comenzarlo juntxs! ¿Cómo ha sido vuestro comienzo de 2019?

Nosotros estamos con un sabor un tanto agridulce, ya que las navidades están llegando a su fin, pero aún nos queda vivir la noche y el momento más mágico de estas fechas, ¡La Noche de Reyes!

Sólo de pensar en el roscón se nos hace la boca agua, y vosotrxs, ¿sois más de Papa Noel o Reyes Magos?

Una cosa está clara, y es que aunque por un lado se acaben las navidades, por otro vuelve nuestra pasión ¡LAS BODAS! Y con ellas nuestros vídeos de Making Of, los cuales subimos a nuestro canal de Youtube.

Estamos ansiosos de ver que nos depara este nuevo año, de momento tenemos muchos acontecimientos por delante y os puedo asegurar que van a ser de lo más mágicos y emotivos. Y tranquilos, vais a ser partícipes de todos y cada uno de ellos, palabra de florista.

Para este fin de fiestas, hemos tirado de galería y hemos escogido una boda del pasado verano, más concretamente de finales de agosto, así combatimos un poquito este frío y recordamos el calor del verano.

Esta boda civil, la cual nos enamoró por completo, se desarrolló en La Manga del Mar Menor, en Collados Beach. Y si hay algo más bonito que una boda civil, es hacerla en la misma orilla del mar.Esta pareja lo tenía muy claro, quería una ceremonia donde el mar fuera el invitado de honor, y que junto a nuestra decoración, aquella playa se convirtiera en el escenario de su amor.

Para comenzar, al inicio del camino, el cual estaba construido con una moqueta morada, había un cartel de bienvenida, cuyo mensaje había sido elegido por los novios. Este tipo de carteles han sido muy utilizados este último año, y nos encantaría que se siguieran usando este 2019, ya que es una manera muy persona de dirigirte a tus invitados y agradecerles su presencia en ese día tan especial. Un poquito más adelante, había dos mesitas de madera, de un estilo rustico desenfadado, adornadas con hojas salvajes, pétalos y arroz, para posteriormente celebrar con los novios su maravilloso enlace.

Si avanzamos por el pasillo, podemos encontrar fanales posicionados de manera desigual, estableciendo el límite de separación entre las sillas de los invitados y el pasillo principal. Estos fanales de cristal estaban decorados con hojas salvajes siguiendo el estilo del resto de decoración, y además, cada uno de ellos llevaba una vela.

Estas velas, junto a otras posicionadas en otros lugares de la ceremonia, fueron encendidas cuando el atardecer se posaba sobre el mar, dando lugar a un espacio mágico y de lo más romántico. Por no nombrar las fotos que salían con esta luz tan tenue y natural, ¡Dignas de recordar!

Al final del pasillo de moqueta morada, dónde se unía con otra moqueta horizontal de la misma tonalidad, encontramos la joya de la corona, una mesa de oficiante de madera rústica, dónde sobre ella habían dos velas y un centro de hojas verdes salvajes combinado con preciosas orquídeas blancas. Este espacio también estaba acompañado de un sillón blanco con las patas de madera para los novios. Este juego de colores era una auténtica explosión para nuestros ojos, pero no todo acababa aquí.

Justo detrás de la mesa de oficiante, encontramos una composición de troncos de madera enlazados entre sí de manera desigual con cordón blanco, decorada siguiendo el estilo de la boda, hojas salvajes, velas y orquídeas blancas.

Si a esta ingeniosa y maravillosa decoración de estilo rústico salvaje le añadimos el mar de fondo y la arena como base de todo este espacio, esta boda se convierte en una auténtica postal, ¿No crees?

Aunque esta composición parece sencilla, os puedo asegurar que ha sido una de las bodas más duras de este último año, no sólo por las altas temperaturas, sino por la dificultad de poder combinar los elementos naturales del lugar con nuestra decoración y lograr que todo quedara tan bien posicionado y creando un espacio tan bonito.

Pese a las dificultades y contratiempos, nos sentimos plenamente satisfechos con el trabajo realizado y felices de haber cumplido el sueño de nuestra pareja de darse el ¡SÍ, QUIERO!, frente al mar y bajo el atardecer. Sin duda una experiencia para repetir.

Nuestro equipo le diseñó a la novia un ramo acorde con el estilo de la ceremonia, en tonos claros, con flores de temporada y otras tales como rosas, orquídeas, astilbe… Dando como resultado este RAMO DE NOVIA. ¿Podríais identificar de qué tipo es? Seguro que sí, gracias a uno de nuestros post anteriores dónde especificábamos los diferentes tipos de ramos más usados en los últimos años. Y efectivamente, estamos hablando de un ‘Ramo de Novia Silvestre’, ¿Cuántos habéis acertado?

Para finalizar, queríamos agradecer la valentía de muchas de nuestras parejas, que gracias a ellas y su gran ilusión y la confianza que depositan en nosotros, nos ayudan a crecer como profesionales y crear cosas tan maravillosas y diferentes como esta, GRACIAS.

¿A qué os habéis olvidado un poquito del frío? Ya nos lo imaginábamos, quién no entra en calor con estas imágenes tan cálidas y veraniegas. Ahora seguro que más de uno tiene ganas de verano, sol, playa y porque no, chiringuito.

Pero tranquilos, echar el freno que acabamos de empezar el año, y antes del verano viene la primavera, la cual está repleta de acontecimientos que os van a encantar. Así que disfrutar de los últimos días de navidad, comer mucho roscón de reyes, polvorones y turrón, pero sobre todo amar a los vuestros, compartir vuestra felicidad con familiares y amigos, y que esta paz y armonía dure el resto del año. Porque no hay nada más bonito que amar y ser amado.

Un brindis por este 2019, que esperamos que sea igual o mejor que el 2018 y que nos traigan parejas tan maravillosas como esta, y que todos vuestros propósitos y deseos se vean cumplidos de la mejor manera posible.

¡VIVAN LOS NOVIOS!

Comments

  • Alicia Soler
    reply

    que decoración tan chula, ¿como puedo ponerme en contacto con vosotros?

    3 enero, 2019

Post a Comment